Noviembre 03, 2005 | [Ir a Noticias Universitarias]

El abandono de la carrera universitaria

Llega al 40% la deserción de los estudiantes. Preparan proyecto.

El 40% de los estudiantes que termina el primer año de una carrera universitaria abandona los estudios, con porcentajes aun más altos en carreras específicas como Ingeniería o Ciencias Exactas, donde en promedio la deserción supera el 50%, informó el Ministerio de Educación.

Esta alta tasa de abandono se vincula no sólo con la falta de articulación con la escuela media, sino también con “una temprana especialización del estudiante en la carrera a seguir”, dijo la coordinadora de calidad universitaria de la cartera educativa, Victoria Guerrini.

“Esto le impide al estudiante que ingresa a una carrera tener una formación sólida y básica sobre el campo disciplinario que va a abordar”, remarcó Guerrini, en el marco de la presentación de un proyecto para implementar ciclos generales de conocimientos básicos en las universidades.

Este proyecto apunta a combatir la deserción universitaria con la creación de ciclos de formación que prioricen los conocimientos básicos y generales por sobre la especialización durante los dos primeros años de cada carrera.

El abandono de los estudios superiores en los dos primeros años es un hecho que se refleja desde hace varios años en la Argentina, pero que no escapa la realidad de otros países más desarrollados.

En Estados Unidos o Francia, los índices de deserción universitaria en los dos primeros años de cada carrera oscilan entre 20 y 30%, considerados elevados por esos países.

Guerrini explicó que el universitario necesita tener distintas especializaciones a lo largo de la carrera que eligió, pero en los dos primeros años “es necesario darle un conocimiento básico y sólido sobre el campo disciplinario de cada carrera, no buscar una especialización temprana”.

Otro aspecto negativo que incide en los altos índices de deserción en los primeros dos años son las estructuras rígidas y la falta de movilidad de los estudiantes entre distintas universidades.

“Si un estudiante decide por ejemplo seguir ingeniería electrónica y al cabo del primer año descubre que esa no es su vocación debe recomenzar otras vez los estudios ya que ninguna universidad le reconoce ese año, lo que alienta a su abandono”, dijo.

Además de los altos índice de deserción, otro problema que enfrenta el sistema universitario es que los estudiantes tardan muchos años en recibirse al tiempo que la tasa de egresados es muy baja respecto de la cantidad de inscriptos.

“En carreras que teóricamente están planteadas para ser culminadas en 5 años, los alumnos pueden llegar a prolongarlas entre 6 y 8 años”, explicó la coordinadora del programa de calidad universitaria.

Precisó que esto “tiene que ver con varios factores, entre los que se encuentra el hecho de que muchos alumnos trabajan y la existencia de muchas dificultades en los alumnos por cómo están planteados los procesos de enseñanza y aprendizaje en la universidad”.

Fuente consultada: Diario UNO