Marzo 12, 2009

La educación temprana

Los primeros años de la vida de nuestros hijos son fundamentales para sentar las bases de su aprendizaje y educación. Desde el momento en que el bebé nace, éste empieza a ser receptivo a todo lo que le rodea a través de sus sentidos y los padres, mediante estímulos y atenciones, pueden ayudar a que el niño desarrolle al máximo sus capacidades.

1. ¿Qué entendemos por educación temprana?
2. Los periodos sensitivos
3. Técnicas que podemos aplicar con nuestros hijos

1. ¿Qué entendemos por educación temprana?

Clave. Los seis primeros años de la vida son básicos para la formación de nuestros hijos.

La educación temprana consiste en una serie de estímulos y atenciones que prestamos al niño en sus primeros años de vida, para que éste pueda empezar a desarrollar sus capacidades tanto a nivel físico como intelectual y social.

Los seis primeros años de la vida son básicos para la formación de nuestros hijos y van a ser el punto de partida, tanto para el desarrollo intelectual y físico de la persona como para su comportamiento social y afectivo.

La educación temprana se basa en el conocimiento de las leyes que rigen el crecimiento cerebral durante estos años, para de esta manera aplicar las técnicas adecuadas en cada momento del crecimiento para desarrollar todas las capacidades del niño.

Los sentidos son el instrumento mediante el cual el niño se comunica con su entorno, y en esta etapa, especialmente en los primeros años, juegan un papel fundamental en el aprendizaje de la persona, por lo tanto es importante que las técnicas de educación temprana incidan en la estimulación a través de los sentidos.

Como es lógico, a estas edades los primeros educadores de los niños son los propios padres, y han de ser ellos los que principalmente pongan en práctica las técnicas de la educación temprana.


Volver al índice

2. Los periodos sensitivos

La educación temprana se basa en potenciar los llamados "periodos sensitivos", éstos los podemos definir como los momentos idóneos en que los niños asimilan con más facilidad determinados aprendizajes.

Este tipo de educación se centra en saber en qué aspectos del aprendizaje y educación debemos incidir según las edades de los niños y cuáles son las técnicas más adecuadas para estimularlos.

Aprovechando estos periodos críticos, conseguiremos que los niños adquieran habilidades y capacidades de una manera más natural y sencilla que en cualquier otro momento de su desarrollo, que requeriría un esfuerzo mucho mayor.

Mediante la educación temprana podemos incentivar las aptitudes físicas haciendo juegos para coordinar la movilidad y actividades gimnásticas; las aptitudes intelectuales las incentivaremos estimulando el lenguaje, la memoria y la observación y por último, las aptitudes humanas y sociales aprendiendo a jugar en grupo respetando unas reglas de juego.


Volver al índice

3. Técnicas que podemos aplicar con nuestros hijos

A continuación vamos a ver algunas técnicas de educación temprana adaptadas a periodos sensitivos concretos que pueden ser utilizadas por los padres en el proceso de educación y aprendizaje de sus hijos:

- Desarrollar el conocimiento del entorno (entre 0 y 1 año): Desde el primer momento es importante despertar los sentidos del bebé para que pueda recibir y relacionar estímulos, cuando se va acercando al año de vida el niño es un buen momento para enseñarle objetos y cosas ya que el niño ya está capacitado para atender y observar y muestra una gran curiosidad y deseos de aprender.

- Estimular la observación (de los 2 a los 5 años): Consiste en idear y participar con el niño en juegos, como el famoso veo-veo, que le inviten a observar y retener todo lo que les rodea

- Movimientos y actividades gimnásticas (entre 2 y 4 años): Incentivar en los niños juegos que les hagan saltar y correr para desarrollar sus capacidades motrices, también son interesantes todo tipo de juegos con balones y pelotas que favorecen la coordinación de las distintas partes del cuerpo.

- Estimulación del lenguaje (1 y 3 años): A partir aproximadamente del año, el niño empieza a utilizar el lenguaje como medio de comunicación. En este proceso es importante dar tiempo al pequeño a que exprese lo que desea sin adelantarnos ni terminar las frases por él, ya que de otra manera el niño no se esforzaría y empobrecería su lenguaje.

- Aprender a escuchar (entre 2 y 5 años): Una parte importante del aprendizaje de los alumnos en el colegio se hará mediante la enseñanza oral, por lo tanto es fundamental que los niños adquieran antes una capacidad de concentración y atención de lo que se escucha, para esto lo mejor de todo es escuchar cuentos, que además de desarrollar su imaginación le ayudarán a adquirir capacidad de atención y memoria auditiva.

- Estimulación de la memoria (entre 3 y 6 años): Está muy relacionado con el desarrollo de la observación y la atención y con el sentido de la vista y el oído. En este aspecto, podemos intentar que los niños nos relaten un cuento que han escuchado previamente o jugar con ellos a recordar los objetos que hay en alguna habitación de la casa.

- Educación y desarrollo social (entre 2 y 6 años): Se estimulará mediante los juegos en grupo, en los cuales los pequeños han de aprender a respetar unas reglas. En este sentido es muy interesante plantear juegos que se puedan realizar por parejas, o por grupos de varios niños ya que enseñan a éstos a compartir objetivos con los demás.

Fuente: PULEVA SALUD