Febrero 21, 2007

Aprender a confiar en uno mismo

Nadie confiará en nosotros mismos si no lo hacemos nosotros. Tenemos que creer en nuestras posibilidades y tener una actitud positiva ante todo lo que realizamos. Para ello, es fundamental tener un gran conocimiento sobre nosotros mismos. Veamos qué podemos hacer para aumentar nuestra confianza.

1. Confiar en uno mismo
2. Cómo transmitir confianza
3. Cómo aumentar la confianza en nosotros mismos


1. Confiar en uno mismo


Autoconfianza. Es la seguridad en nuestras capacidades.

La confianza en uno mismo es la seguridad en nuestras propias capacidades y en nuestras cualidades. Es el convencimiento de que poseemos determinadas aptitudes que nos permiten realizar aquello que deseamos, venciendo obstáculos y realizando un gran esfuerzo, sin desanimarnos en el intento, porque tenemos la certeza firme de que somos capaces de conseguirlo.

Es un sentimiento que depende de nosotros, de cómo nos desenvolvamos en nuestro entorno y de nuestras relaciones con los demás. Va creciendo según nuestra actitud ante las circunstancias y según nuestra forma de ver las cosas. Las amistades pueden ser una gran fuente de seguridad en nosotros, tener amigos que nos valoren y respeten hace crecer en nosotros este sentimiento.

Parte de la confianza en uno mismo se produce en nuestra infancia y la obtenemos como consecuencia del afecto y del trato que nuestros mayores han tenido hacia nosotros. Es fundamental que en la infancia los niños vayan adquiriendo confianza en ellos mismos, a través de la seguridad que le transmiten sus padres mediante el cariño y la atención que destinan a sus hijos, haciéndoles sentir únicos e irrepetibles.

Desde pequeños los padres deben ir reforzándoles sus cualidades y corregir sus defectos, y así lograr en ellos una mayor confianza al obtener un mayor conocimiento y control de sí mismo. Deben hacerlo siempre con mucho cariño y respeto.

2. Cómo transmitir confianza


Si deseamos que los demás crean en nosotros, tenemos que ser nosotros los primeros en transmitir esa confianza creyendo en nosotros mismos y en nuestras posibilidades. Si estamos convencidos de nuestra valía personal, los demás también creerán en ella.

Si la proyectamos según el concepto o la opinión que los demás tengan de nosotros, estaremos debilitando y destruyendo la confianza en nosotros mismos y, por tanto, nunca conseguiremos transmitirla. La confianza nunca viene dada de fuera, depende de nosotros, de lo válidos que nos consideremos para llevar a cabo la vida que hemos elegido.

En lo profesional, en la vida familiar o entre amigos, no podemos estar dudando siempre de los que hacemos o de las decisiones que tomamos. Tenemos que superar ciertas barreras y no temer a nuestro propio juicio, ser prudentes pero decididos y lograr el convencimiento de que nadie mejor que nosotros para dirigir nuestra propia vida. De esta forma, los demás nos verán seguros en nuestras decisiones y forma de actuar, porque así lo sentimos nosotros.

3. Cómo aumentar la confianza en nosotros mismos


Para aumentar nuestra confianza, debemos tener en cuenta lo siguiente:

- La confianza está basada en el conocimiento personal. Un conocimiento real sobre nuestras cualidades y limitaciones, de tal forma que nos permita conocer cómo somos y cómo actuamos ante determinadas circunstancias, nos permitirá aumentar la confianza y seguridad en nosotros mismos. Este esfuerzo por conocernos debe ser continuo ya que, conforme pasa el tiempo, nosotros vamos cambiando.

- Debemos analizar nuestras debilidades o todo aquello en lo que fallamos para ver de qué manera, podemos corregirnos o superarnos.

- Es muy importante huir de las personas que tratan de minar nuestra confianza, humillándonos y ridiculizándonos constantemente o simplemente ignorándonos. No todas las personas son merecedoras de nuestra amistad, no perdamos el tiempo tratando de conseguir su amistad.

- Tenemos que vivir informados y sabiendo lo que hacemos en todo momento para poder ser más libres en nuestras opiniones y elecciones, y no dejarnos llevar por las de los demás.

- Ser sinceros con nosotros mismos y no pretender dar una imagen que no corresponde con la realidad, debemos mostrarnos tal y como somos sin falsas apariencias.

- Tener pensamientos positivos sobre nosotros. "Voy a conseguirlo" o "yo sí puedo hacerlo". Son pensamientos que nos reafirman en nuestras posibilidades de lograr algún objetivo propuesto, que nos ayudan a superarnos y a obtener resultados positivos en las expectativas propuestas.

- Aceptar las críticas si son constructivas y bien intencionadas o rechazarlas sin darle excesiva importancia.

Fuente: PULEVA SALUD
Dª. Trinidad Aparicio Pérez
Psicóloga clínica. Psicóloga escolar

Centro de Psicología Alarcón. Granada.