[ Ir a Noticias ]

Octubre 14, 2005

El colegio Valentín Bonetti cumple cuarenta años

Los actos preparados para celebrar el acontecimiento del aniversario se harán hoy, a las 10, con una misa de acción de gracias, en el microestadio del colegio.

Roberto Godoy (70) ha pasado los últimos 32 años de su vida fotografiando a las distintas promociones del colegio Valentín Bonetti, que por estas horas está cumpliendo cuatro décadas de vida.

Pero el reportero gráfico no es simplemente un proveedor de la institución: sus dos hijos estudiaron en las instalaciones de calle Renato Della Santa 1987, en el corazón de Villa Hipódromo.

Y esa característica, la de padres ex alumnos, es una constante en el establecimiento, donde también se puede encontrar a educadores que fueron al colegio en su adolescencia,y que ahora mandan o mandaron a sus vástagos a las mismas aulas que ellos transitaron.

Mónica Duin (45), una de las primeras alumnas, explicó que ese retorno a la escuela se debe a que en “la Bonetti se ejercitan valores y hay un gran respeto por las personas en general, y por los niños en particular”.

Para precisar los inicios de la escuela, que hoy ocupa 10.000 m2 cubiertos, la memoria se remonta a 1964, año en que Jovita Arenas, antigua vecina del distrito, cedió parte de los terrenos a la obra de los hermanos salesianos, pero no pudiendo éstos hacerse cargo de la donación, entregaron el inmueble a la Obra Don Orione, que por entonces tenía como conductores a los padres Adolfo Gigón (que hoy con 94 años vive en Rosario) y Víctor Colombara.

La misión estaba establecida en la zona con su parroquia, Nuestra Señora del Carmen, desde 1948.

La tarea educativa, recordó la actual directora, María Norberta Mercau (56), comenzó tímidamente con dos salas de jardín de infantes y paulatinamente fue creciendo para formar hoy una estructura de tres pisos, cinco patios, laboratorio, biblioteca y tres salas de computación y un miniestadio, que más de un club deportivo envidiaría. “La mayoría de los que concurrían en los comienzos eran hijos de empleados de clase trabajadora, tentados por nuestro estilo de enseñanza y también porque la cuota siempre fue muy accesible”, evocó la directora, con 27 años en la función y 10 más de docente.

En 1970 se abrieron las puertas del nivel secundario, con un abarcador proyecto para cientos de jóvenes. Hoy entre el ciclo inicial y el polimodal, los asistentes de ambos sexos llegan a 1.300.

La presencia orionita educadora fue creciendo bajo las miradas sucesivas de los padres Juan D’Atilia (quien vive en Italia), Juan Molina, Mario Guarino, Héctor Pazos y, en la actualidad, Juan Pereira.

El colegio hoy está consolidado en la populosa barriada de Villa Hipódromo, pero en tiempos pasados debió superar situaciones conflictivas: primero, en 1972, las instalaciones casi llegan a remate; luego se vio afectado por la cercana explosión de las esferas de fluido de Gas del Estado, y en 1985, el terremoto daño bastante al edificio de entonces.

Una de las ex alumnas que está feliz con los 40 años es Vilma Iturbe (40), que hizo el jardín en 1970 y egresó en 1982. Tiene a sus hijas en las mismas aulas que ella transitó y hasta su marido fue al mismo establecimiento. Como se ha dicho, una constante en las diversas camadas que poblaron patios y salones del prestigioso colegio.

El nombre remite a un salesiano, el sacerdote Valentín Bonetti, quien estuvo de acuerdo con la donación del terreno a la obra Don Orione, a fines de la década del ’50. Se lo recuerda como un gran sacerdote de aquella época. Por entonces, era el superior de la orden salesiana en Mendoza. Falleció en Mendoza, el 19 de mayo de 1972.

Dos días de festejos

Los actos preparados para celebrar el acontecimiento del aniversario se harán hoy, a las 10, con una misa de acción de gracias, en el microestadio del colegio.

A las 11, se procederá a la bendición de la piedra fundamental de la sala de cuatro años.

Mañana, a las 21.30, se ofrecerá la cena de los egresados de distintas generaciones, con una asistencia calculada en 500 personas, la mayoría ex alumnos de la institución.


Fuente: Diario LOS ANDES