[ Ir a Noticias ]

Octubre 31, 2008

- Ahora se acostumbra a festejar Halloween en escuelas públicas

Esa tradición anglosajona llegó a Mendoza hace unos diez años. Primero fue en colegios privados. Pero ahora está marcando su pico de popularidad y suma a esa moda a algunos colegios del Estado.

La celebración de Halloween parece haber llegado a Mendoza para quedarse. Lo que empezó como pequeñas reuniones de alumnos de institutos de inglés ahora ha llegado incluso hasta algunas escuelas públicas. Supermercados, comercios de cotillón y, por supuesto, los de alquiler de disfraces notan una tendencia en alza en los últimos dos años.

Halloween responde a una antigua celebración celta ue posteriormente fue captada por la cultura anglosajona y exportada a todo el mundo por Estados Unidos.

Es justamente este rasgo anglosajón el que ha provocado que algunas escuelas públicas de la provincia que tienen inglés en su plan de estudios recuerden la celebración.

Es el caso de la escuela Chacho Peñaloza, del barrio Unimev, en Guaymallén. Allí, los alumnos de séptimo grado utilizaron ayer las dos horas de inglés para festejar.

“Hoy nos dedicamos sólo a actividades recreativas –dijo a Diario UNO Ivana García, docente de inglés de la Peñaloza–, pero en el dictado de clases vimos Halloween como parte de las tradiciones anglosajonas y por eso lo enseñamos”.

¿De qué disfrazarse?

La creciente costumbre de celebrar Halloween prácticamente ha hecho explotar algunos negocios. Una mamá que buscaba un disfraz pero para un acto escolar comentaba: “Fui a la modista para que le hiciera el traje de colla al nene, pero me dijo que no tenía turno por esto Halloween”.

Héctor Rossi, de jugueterías Marilú, explicó que las personas comienzan a averiguar alrededor de dos semanas antes. “Hay muchas opciones, pero las más elegidas son monstruos, brujas, esqueletos y las caretas de (el personaje de cara larga de la película de terror) Scream”.

El alquiler de un disfraz cuesta entre $35 y $50, aunque también se pueden comprar prendas desde $10.

De EE.UU. a la góndola

Algunas supermercados también apuestan fuerte a esta fecha. Wal Mart, por su procedencia norteamericana, todos los años monta una góndola especial con objetos de decoración, disfraces, títeres y pelucas, y otra con golosinas que tiñen la boca de negro.

Una celebración celta de más de 2.500 años

Halloween es una fiesta proveniente de la cultura celta, que se celebra principalmente en Estados Unidos en la noche del 31 de octubre.

Los niños se disfrazan para la ocasión y pasean por las calles pidiendo dulces de puerta en puerta con la pregunta: “¿Truco o trato?” (“Trick or treat?”, en inglés). Si obtienen recompensa, se interpreta que se ha aceptado el trato. Si, por el contrario no la reciben, los chicos gastarán una broma, como arrojar huevos o espuma de afeitar contra la puerta.

La palabra Halloween es una derivación de la expresión inglesa All Hallow’s Eve (Víspera del Día de los Santos), que se celebraba principalmente en países anglosajones, pero actualmente se celebra en casi todos los países occidentales con mayor o menor presencia.

Sus orígenes se remontan a los celtas, y la fiesta fue exportada a Estados Unidos sobre todo por inmigrantes irlandeses en el siglo XIX, más o menos hacia 1846. La fuerza expansiva de la cultura norteamericana hizo que Halloween se haya popularizado también en otros países.

El origen de la celebraciónse remonta a hace más de 2.500 años, cuando los celtas celebraban el final del verano el 31 de octubre. Ese último día se suponía que los espíritus podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para resucitar. Para evitarlo, los poblados celtas ensuciaban las casas y las “decoraban” con huesos, calaveras y demás cosas desagradables, de forma que los muertos pasaran de largo, asustados. De ahí viene la tradición de decorar con motivos siniestros las casas en la actual víspera de todos los santos y también los disfraces.

Fuente consultada: Diario Uno