[ Ir a Noticias ]

Mayo 22, 2008

- Ya es ley la prohibición del uso de los celulares en clase

La norma establece que los teléfonos móviles, MP3 y 4, y otros dispositivos se pueden utilizar a la entrada, en los recreos y a la salida. Opiniones.

Hace más de un año y medio, la Cámara de Diputados de la provincia aprobaba un proyecto de ley que prohibía a los alumnos y docentes el uso de celulares y otro tipo de dispositivos móviles como reproductores de MP3 y 4 durante el horario de clases, en las escuelas mendocinas.

Finalmente ayer, luego de muchas idas y vueltas, la norma obtuvo su sanción definitiva y una vez promulgada por el Ejecutivo comenzará a a aplicarse en todo el territorio provincial.
Sin embargo, los alcances de la ley no difieren mucho de la normativa que ya se viene aplicando en los establecimientos, aunque desde la Dirección General de Escuelas, hace ya más de tres años, dejaron el tema a consideración de cada escuela a través de su Código de Convivencia.

Lo cierto es que la ley sancionada ayer involucra tanto a las escuelas de gestión pública como privada, en todos sus niveles y modalidades, dependientes de la Dirección General de Escuelas. Pero la norma establece que el personal docente, no docente y los alumnos deberán mantener apagado el teléfono y demás aparatos durante el dictado de clases, dentro o fuera del aula, pero no así durante recreos, horas libres y momentos de ingreso o egreso de la institución.

“Creo que la ley es conciliadora, es que por un lado contempla la utilidad que tienen los celulares a la hora de la seguridad y tranquilidad de los padres de estar comunicados con sus hijos y por otro lado hace que los aparatos no interfieran en el proceso de dictado de clases”, adelantó el diputado concertador Luis Petri, autor del proyecto.

Cabe destacar que la prohibición tiene sus excepciones que están basadas en los casos de emergencia “en las que el uso del teléfono celular resulte imprescindible”. En estas situaciones la autoridad escolar al frente del curso autorizará el empleo de los aparatos.

En cuanto a las sanciones, la nueva norma establece que el incumplimiento acarrea sanciones de tipo disciplinario, divididas en: faltas leves, graves o extremadamente graves, según las normas de convivencia y disciplina vigentes.

Esto quiere decir que la reprimenda aplicada deberá merituarse y graduarse en cada caso concreto. Aquí se tendrán en cuenta la reincidencia, la utilización de aparatos durante las evaluaciones, la existencia de una intención de transgredir las normas a nivel pedagógico y la presencia de una conducta que constituya una violación a la intimidad o pudor de las personas.

Haciendo un repaso de la situación en los países del Primer Mundo que también han legislado sobre la problemática se puede decir que en Estados Unidos, varias escuelas prohíben su uso.

De acuerdo con un relevamiento realizado allí, se descubrió que el uso de teléfonos móviles estaba ligado a sacar ventajas en los exámenes. En tanto, la Unión Europea ha solicitado la protección de los niños del uso del celular según lo manifestado por la comisaría europea para la Sociedad de la Información y los Medios.

“Desde el punto de vista académico, la utilización de teléfonos celulares en las aulas puede ocasionar trastornos de aprendizaje, ya que durante el horario de clase, alumnos y docentes pueden recibir llamadas, interrumpiendo el dictado y contribuyendo a deformar la disciplina que debe prevalecer en los establecimientos”, concluyó Petri.

El camino de la prohibición en los últimos años

2005. Las autoridades de la Dirección General de Escuelas deciden dar una estocada al uso de celulares en las escuelas, aunque lo dejan a consideración de cada establecimiento a través de su Código de Convivencia.

2006. La Cámara de Diputados da media sanción al proyecto del concertador Luis Petri. La restricción también incluye discman, MP3 y agendas electrónicas, entre otros.

2007. El proyecto queda archivado en la Cámara de Senadores y en los colegios crece la necesidad de combatir al “machete electrónico”. Es que con la tecnología de los nuevos celulares, además de los MP3, MP4 y las Palm, todos estos dispositivos móviles permiten grabar, copiar y transferir bibliotecas enteras de información.


Laura Castro (43) Mamá de 3 chicos en edad escolar

“No creo que sea negativa la iniciativa, cuando nosotros que ahora somos grandes íbamos a la escuela no había celular y nunca nos pasó nada.

Los chicos y los grandes tenemos que entender que los peligros no están dentro, sino fuera de los colegios.

Y por lo que tengo entendido, mis hijos pueden llevar el celular, nada más que tienen que apagarlo cuando están dentro del aula, así que en ese sentido me parece que la ley está bien pensada y contempla todos los aspectos”.


Ramiro Peñalba (15) Alumno de tercer año de la EGB3

“No sabía que lo iban a prohibir, me parece bien lo del MP3 porque con ese tipo de aparatos podemos distraernos de lo que dicen las maestras en la clase y no entender después la materia, pero creo que está mal lo del celular.

Es que si pasa algo en la escuela estoy en comunicación directa con mi familia, incluso si un compañero tiene un accidente o algo así, no es lo mismo marcar rápido el número de una ambulancia que esperar a que el aparato esté prendido”.

Fuente: Diario LOS ANDES