[ Ir a Noticias ]

Septiembre 24, 2007

Proyecto de ley para guarderías

Es para reglamentar el funcionamiento y las condiciones de apertura de los jardines maternales y los jardines de infantes no obligatorios, que hoy sólo requieren habilitación de la Municipalidad.


El Senado dio media sanción la semana pasada a un proyecto de ley de la senadora Graciela Herranz (UCR) para regular el funcionamiento de los jardines maternales o guarderías, de los jardines de infantes no obligatorios y de los CEOS.

Si el proyecto se aprueba en la Cámara Baja, estos establecimientos deberán inscribirse en la Dirección General de Escuelas (en el marco de la Ley Federal de Educación) y en el caso de los jardines infantiles contratar docentes especializados en Nivel Inicial.

El intento de la Legislatura para dar un encuadre a estos establecimientos es de larga data: las legisladores Herranz y Fanny Llobel (UCR) han tomado como antecedentes proyectos anteriores, a los que sumaron un trabajo de campo en los departamentos con docentes de Nivel Inicial.

Es difundido el hecho de que algunos jardines maternales se instalan en edificios inadecuados para su funcionamiento, como la cochera de una casa. En este punto pusieron especial énfasis las legisladoras, debido a que hasta ahora con la sola habilitación municipal cualquiera puede instalar una guardería.

“En la práctica, estas entidades funcionan sin habilitación municipal, no se hallan registradas y por lo tanto no se les efectúan los controles correspondientes. Cuando quisimos hacer un relevamiento, no pudimos, porque no hay un registro. Ahora habrá un registro único de jardines maternales , tanto públicos como privados, así como el control sobre los profesionales que intervienen”, enfatizó Herranz, quien calificó la situación actual de “anárquica”.

“La situación se agrava por la imposibilidad de poder dotarlos de personal docente especializado y debidamente capacitado que atienda esta etapa primaria de la vida, no sólo en la faz asistencial, sino también formativa y social y con una amplia y efectiva vinculación con la familia”, dijo.

La Ley Federal de Educación (24.195), a la que adhirió la provincia de Mendoza, señala que los jardines maternales son entidades de finalidad educativa. En la práctica se trata de establecimientos sostenidos por instituciones de bien público, sin normas precisas que las regulen y controlen su funcionamiento.

Como instrumentos “educativos” el objetivo es que a través de la ley se incorporen a nuevos establecimientos que puedan lograr una financiación estatal, para contener a una población infantil excluida hasta ahora del nivel preescolar.

En los fundamentos se señala que “según recientes sondeos oficiales, la mitad de los niños argentinos menores de 5 años no asiste a ningún servicio preescolar. Sólo reciben este beneficio niños provenientes de los sectores medios y altos de la población, que son los que pueden pagar servicios privados”.

Algunos de los puntos
La ley establece modalidades o niveles y la cantidad mínima de docentes que debe tener cada una:

Lactantes 1: de 45 días a 6 meses.

Lactantes 2: de 6 a 16 meses. Una maestra cada 8 niños.

Deambuladores: de 16 a 24 meses. Una maestra cada 10 niños.

Sala de 2 años. Una maestra cada 15 niños.

Jardín de infantes de 3 años: no más de 20 niños por sala y con una maestra a cargo.

Jardín de infantes de 4 años: no más de 20 niños por sala y con una maestra a cargo.

En cuanto a los edificios, el proyecto establece que deberán contar con servicios básicos de agua, electricidad, gas y teléfono, reunir condiciones ambientales adecuadas en cuanto a emplazamiento, luminosidad, ventilación, calefacción, distribución de los espacios interiores y exteriores, instalaciones sanitarias, de recreación, amplitud, comodidad, condiciones de higiene general y seguridad.

También deberán tener baños exclusivos para uso del personal, cocina en condiciones, salas independientes unas de otras, espacios específicos para el aseo y descanso de los niños, mobiliario adecuado a la edad de los niños, instalaciones sanitarias acordes a la edad y al personal y material didáctico y lúdico.

La propuesta de la radical Graciela Herranz también dice que cada establecimiento debe estar a cargo de un director y contar con personal docente especializado y personal auxiliar de maestranza y cocina (mayores de edad con capacitación previa y certificación de salud y buena conducta).

Fuente: Diario UNO