[ Ir a Noticias ]

Junio 26, 2006

Cada vez hay más accidentes dentro de las escuelas

Así surge de un relevamiento realizado por el Gobierno en escuelas de EGB1 y 2 de la provincia. Los accidentes por golpes, sobre todo en el recreo, son la mayoría de los casos y alcanzan a todas las edades.

Las escuelas primarias cada vez registran más cantidad de accidentes escolares. El blanco preferido son los varones, las lesiones más frecuentes son los golpes y el lugar más común donde ocurren es el recreo y en segundo lugar dentro del aula.

Si se observan las edades de los chicos lesionados, exceptuando a los niños de jardín, el número de accidentes es similar en todos los grados; sólo un poco mayor entre los chicos de 8 a 11 años.

El 74% de los alumnos lesionados tuvo que recibir atención médica.

Estos datos se desprenden del registro que lleva adelante el Programa Provincial de Prevención de Accidentes, del Ministerio de Salud, a cargo de Gladys Fernández de Magistocchi.

Hay dos observaciones necesarias de aclarar, por un lado este programa trabaja con registros parciales, porque aún no todas las escuelas que colaboran enviando los datos, y además hay un subregistro de casos, es decir no se informan todos los accidentes que realmente ocurren por el miedo que representa para los docentes que se culpe a la institución.

De todas maneras los números son contundentes, cada vez se producen más accidentes en las escuelas, asociados con la violencia siempre latente que los chicos manifiestan en su modo de relacionarse. De esta norma no escapa nadie: tanto escuelas socialmente vulnerables como instituciones donde asisten alumnos sin problemas socioeconómicos manifiestan problemáticas similares. Fernández de Magistocchi sostiene que este panorama se puede revertir si se trabaja en acciones simples y concretas que ayudan a evitar accidentes.

El registro de accidentes en las escuelas funciona desde el 2003, pero a partir de este año se hizo obligatorio, es decir que al término del 2006 se podrán recoger datos más completos respecto a los accidentes ocurridos en las escuelas. Cada institución debe volcar en una planilla los datos de cada uno de los accidentes que se produzcan. Hasta ahora esto ha sido voluntario.

Las cifras del 2005 indican que el 80% de las escuelas primarias públicas de Mendoza ha enviado los datos, mientras que en 2003 no fueron más del 60% y en el 2004 fue el 72%.

Las escuelas de Las Heras son las que más han colaborado, por el contrario las escuelas de Capital y Guaymallén son algunas de las que menos participaron en la recopilación y envío de los datos.

“Muchas de las escuelas devuelven las planillas colocando 0 accidentes. Nos preguntamos si esa cifra es realmente cierta o se minimizan ciertos casos. Conocemos el comportamientos de los chicos escolares y además asistimos a un aumento de la violencia en todos los órdenes, por eso es difícil creer que una escuela a lo largo de un año tuvo 0 accidentes“, manifestó la médica.

Consejos para evitar accidentes

• Elaborar el “Mapa de zonas de riesgo” en las escuelas . Marcar, modificar o resaltar los sitios de la escuela que son peligrosos.

• Los bebederos “son un enorme problema”, generalmente están mal ubicados, en el medio del patio y además tienen diseños peligrosos.

• Las escaleras deben estar pintadas con colores que las hagan resaltar, al igual que las columnas; se pueden organizar concursos de pintura para que cada seis meses cambien de color y no se mimeticen con el paisaje de la escuela.

• Una rejilla faltante en las bocas de desagües o las estufas mal ubicadas pueden ocasionar un accidente.

• Los recreos diferidos son una alternativa para prevenir accidentes. Al evitar que los chicos más grandes se junten con los más chicos se mitiga la posibilidad de lesiones.

• Salidas diferidas. En la zona rural, salen primero lo que se van en auto, luego los que se van en bicicleta y finalmente los que se van caminando. En la zona urbana, se puede recomendar que por ejemplo los que se van en transporte escolar lo hagan por una salida alternativa.

• Sectorizar el patio por juegos, pintar juegos como la rayuela, por ejemplo.

Qué debe hacer la escuela cuando un chico se accidenta:

• Las escuelas deben anotar el incidente ocurrido en el Libro de Novedades.
• Llaman rigurosamente al servicio de emergencias, que pagan generalmente con fondos de la cooperadora que aportan los padres, para asegurar el estado de salud del alumno.
• En el caso de que una escuela no haya contratado un servicio de emergencias privado, ante un caso grave puede llamar al Servicio de Emergencias Coordinado, que debe acudir a prestar el servicio

Fuente: Diario UNO