[ Ir a Noticias ]

Octubre 28, 2005

Usarán la libreta de calificaciones para seguir la salud de los alumnos

Es parte de la Campaña de Control de Salud y Atención Primaria destinada a estudiantes de escuelas públicas y privadas. Se busca detectar patologías para realizar a tiempo el tratamiento adecuado

La libreta de calificaciones de la EGB servirá para hacer un seguimiento sanitario de los alumnos de las escuelas públicas y privadas de Mendoza. Esto como parte de la Campaña de Control de Salud y Atención Primaria encarada por la Dirección General de Escuelas (DGE) y en la que participan las obras sociales de los niños que las tengan y el Ministerio de Salud, para quienes no poseen esa cobertura.

Muchos problemas de aprendizaje tienen raíz en lo clínico y orgánico; además, en las escuelas con vulnerabilidad social también impactan la desnutrición y la falta de peso. “Por ende, la campaña está destinada a detectar patologías para realizar el tratamiento adecuado a tiempo, evitar trastornos de aprendizajes y en algunos casos, daños permanentes”, explicó Juan Carlos Aguiar, coordinador de la misma.

La movida abarcará un relevamiento de la salud de los chicos de primero, sexto y noveno años de los tres ciclos de EGB. En ella es clave la libreta única implementada por la DGE a partir del actual ciclo lectivo. Ahí hay un apartado para revisaciones de salud, en el cual el médico certificará el control realizado al inicio de cada año escolar de los que ingresan a la EGB; y a la par, serán revisados los de sexto y los de noveno.

Se hará el control oftalmológico, odontológico, fonoaudiológico, peso, talla y presión arterial. “En la planilla, que aparece en la última hoja de la libreta, además el médico deberá certificar si tras la revisión derivó al chico para un tratamiento en algún centro de mayor complejidad, en particular el hospital Notti”, detalló Aguiar.

El programa se diseñó para que la cobertura esté a cargo de las mutuales privadas, que atenderán a los hijos de sus afiliados. Hasta ahora han adherido: UOM, Osecac, OSEP, SUPE, Osprera, la de micros y ómnibus y la de los empleados de la alimentación. “Pero como el 50% de los chicos que asisten a las escuelas de la provincia no tienen cobertura social, serán los centros de salud quienes en esos caso se hagan cargo de este seguimiento, derivados por el ministerio”, aseguró Aguiar.

El rol de la escuela en esta campaña es estimular a los padres, ya que ellos serán los responsables de que llevar a sus hijos a que los atiendan los médicos de las mutuales o en los centros de salud que le correspondan según donde se ubica su escuela. “También deberá coordinar la entrega de los turnos y verificar que en caso de haberse establecido seguir un tratamiento, éste se cumpla”, finalizó.

Fuente: Diario UNO