[ Ir a Noticias ]

Marzo 28, 2005

Carreras terciarias

El Gobierno hará una profunda reestructuración en las no universitarias, para solucionar la falta de profesores en ciencias básicas. Abrirá tecnicaturas según la actividad regional de cada departamento

El Gobierno planea una profunda reestructuración de las carreras terciarias no universitarias tanto privadas como estatales.

De esta manera, busca darle una solución a la falta de profesores en ciencias básicas y a la vez abrir tecnicaturas que tengan relación con la actividad regional de cada departamento.

Para modificar la oferta terciaria existente se ha diseñado un plan que se implementará entre el 2005 y el 2007. Este intentará acompañar los cambios curriculares que se vienen produciendo en el Nivel Polimodal y que despertaron una encendida oposición en varios sectores relacionados con la educación.

Las carreras –dependiendo de su tipo– tienen una duración de entre dos y cuatro años.

Para solucionar la falta de profesores de Inglés, Lengua y Matemática, entre otras ciencias básicas, la DGE encara la reorganización de las carreras terciarias con la idea de cubrir la demanda territorial.

Esto implica, además, cerrar o modificar otras carreras. Entre los profesorados, dos de los que más han saturado la demanda en lugares puntuales son el de Nivel Inicial y el de EGB 1 y 2 (los ex profesorados de enseñanzas Primaria y Preescolar).

“La oferta de educación terciaria tiene que ser pertinente y tiene que tener relación con las demandas insatisfechas”, fundamentó la titular de la DGE, Emma Cunietti.

“Por ejemplo –precisó–, tenemos un problema serio con la falta de profesores de Inglés. Inclusive se han perdido espacios porque no se encuentran profesores. Los que son graduados universitarios tienden a trabajar fuera de la educación pública o tienen sus propios institutos o trabajan en empresas”.

Por esa razón, sostiene la ministra, es uno de los profesorados que hay que estimular. “Pero también faltan profesores de Lengua, Matemática u otras de ciencias básicas en los territorios. A lo mejor no faltan en el Gran Mendoza pero sí escasean en Rivadavia o San Martín. Por eso, abriendo, por ejemplo, en Rivadavia el de Matemática y en San Martín el de Lengua e Historia, se cubre la necesidad de toda la zona Este”, ejemplificó Cunietti.

“A la par, por ejemplo, en esta misma zona se han cerrado profesorados de Nivel Inicial, que había muchos, y se abren de EGB 3 o Polimodal, que se corresponden más con la demanda insatisfecha que tenemos hoy”, refirió la funcionaria.

Estos cambios abarcan tanto a los institutos de gestión estatal como a los de gestión privada, recordó Cunietti. Aseguró también que los cambios curriculares no son resistidos por las instituciones privadas, porque ellas son conscientes de que las carreras existen en tanto exista la demanda.

“Nosotros estamos planteando, justamente, atender la demanda territorial insatisfecha. Tradicionalmente, el sistema público está obligado a satisfacer una demanda más estructural”, explicó.

“En el caso de los profesorados, tratamos de armar articulación con las carreras universitarias para que el alumno pueda después, si quiere, hacer una licenciatura”, completó la ministra.

Egresar con la especialidad que demande cada región
Según los resultados del Censo Industrial 2002-2003, en Mendoza, el 80% de las empresas reconoce tener grandes dificultades para conseguir técnicos y operarios que permitan completar los procesos de producción industrial.

Atendiendo a estas carencias, la educación terciaria que gerencia el Estado intenta modificar las carreras para formar egresados que puedan trabajar en las actividades propias de cada zona.

Por ejemplo, la Tecnicatura en Administración Municipal –forma personal calificado para trabajar en las comunas– resulta útil para departamentos que tengan municipalidades grandes.

Por eso, la Dirección General de Escuelas (DGE) firmó convenios con las municipalidades de Capital y Godoy Cruz.

Para los casos de Luján de Cuyo y Maipú, se firmó un convenio para la apertura de la carrera Apicultura.

Ahora se abrirá Fruticultura en Junín porque hace falta formar personal para mejorar la exportación frutícola de la región, detalló Emma Cunietti.

El turismo se ha convertido desde hace unos años en uno de los ejes económicos más movilizadores de Mendoza. Por esa razón se impone como necesaria la apertura de carreras que formen profesionales capaces de satisfacer la demanda de un sector en permanente crecimiento.

“Algún tipo de carrera con perfil turístico se podría abrir en Uspallata. Hay que buscar la demanda concreta de cada lugar. Es necesario también formar guardaparques o guías de montaña profesionales”, analizó la jefa de educación.

En zonas ligadas a la producción agrícola se han implementado carreras como Producción Orgánica, recientemente abierta en Bowen, en General Alvear, y Producción Forestal, en Real del Padre, en San Rafael.

También arrancó este año la primera tecnicatura estatal en Enología, en Junín y en el distrito sancarlino de La Consulta.

En tanto, para los departamentos de Rivadavia, Malargüe,Tupungato y San Rafael, a los que se agregará Capital, se ha pensado en diseñar una carrera común en guía y técnico en turismo.

Fuente: Diario UNO