[ Ir a Noticias ]

Noviembre 19, 2004

La escuela Arístides Villanueva festeja 100 años dedicados a educar

La escuela Arístides Villanueva hoy cumple 100 años de vida, y ha convocado para los festejos a toda la comunidad.

Por sus aulas han pasado importantes personalidades del quehacer político, empresario y artístico mendocino, como Mario Groisman, Aldo Ostropolsky, Raúl Baglini, Hugo Duch y el violinista Narciso Benacot, entre otros.

Algunos de estos ex alumnos recordaron la escuela y las experiencias vividas.

Ostropolsky (ex ministro de Hacienda y de obras públicas durante el gobierno de Roberto Iglesias) pasó por la Arístides a principios de la década del ‘60. “Era una época donde el respeto y la solidaridad eran los valores diarios”, contó a Los Andes.

Por su parte, el radical Baglini (ha sido diputado y senador nacional y candidato a gobernador), quien concurrió al colegio primario a mediados de los ‘50, recordó: “Era un colegio modelo, teníamos un maestro por materia en los últimos grados; algo totalmente adelantado para la época”.

La escuela funcionó a lo largo de su historia en distintos establecimientos. El ingeniero Osvaldo Maccari, quien ingresó al colegio justo durante la mudanza hacia el actual edificio, recordó: “Durante un mes tomábamos clases de pie, porque todavía no teníamos sillas, sólo los pupitres”.

Como fiel testigo de la historia de Mendoza, la escuela Arístides Villanueva ha acompañado a los grandes acontecimientos a lo largo de un siglo.

Baglini cree “lo más importante del centenario es que las instituciones permanezcan y se consoliden, a pesar de los integrantes y los gobiernos”.

Pero una de las bases de la comunidad educativa, que ha permanecido por siempre en el recuerdo de los alumnos, es sin dudas el plantel docente. Algunas de las maestras célebres de la centenaria escuela fueron Berta Morales, Elena Champeau y María Delia Antequeda.

“La figura fundamental del colegio era la maestra, representaba una segunda madre”, afirma el empresario Mario Groisman(ver aparte).

Gladys Velasco es una de las docentes que más años lleva en la escuela, y afirma que “el maestro tiene una gran responsabilidad en guiar el camino de los alumnos”.

La nueva generación

Los chicos que actualmente concurren a la Arístides Villanueva no permanecieron ajenos a la historia de la escuela.

Mariano, por ejemplo, tiene 12 años y está triste porque el año que viene deja la escuela. Siente mucho orgullo de estudiar en el mismo lugar donde han concurrido gobernadores y funcionarios de la provincia y dice “Me gustaría que siga por 100 años más, para que otros chicos puedan venir”.

Pero hay una historia que habla de la permanencia de la escuela a través de los años. La de Florencia Espejo, que tiene 10 años y continúa con una tradición familiar. Es que allí estudiaron sus padres Néstor y María y además sus hermanos Nahir, Valeria y Gabriel. “Mis papás siempre me hablan de las cosas lindas que vivieron acá. Por eso quisieron que yo también viniera, y estoy muy agradecida, porque es el mejor colegio del mundo”, contó Florencia.

“Por esta escuela transita la historia de Mendoza”, reza el letrero en la puerta del edificio, en Pedro Molina y Patricias Mendocinas. La escuela Arístides Villanueva es un vivo testimonio del pasado y está de fiesta.

“Es una época muy presente en mi vida”

Mario Groisman (57) fue alumno de la escuela Arístides Villanueva y es uno de los empresarios más exitosos de Mendoza.

Entró al colegio centenario en el año ’52, y egresó en el ’59. “Tengo muy buenos recuerdos de mi escuela”, afirmó ayer por la tarde, y recordó algunas de sus vivencias en esa institución.

“Cursé los primeros dos años en el viejo edificio de la calle San Martín. Después empezamos en la esquina de Pedro Molina y Patricias”, comentó.

Groisman añora a todas las maestras que tuvo, “principalmente a las primeras”. “Eso sí, teníamos docentes muy estrictas, pero era otra época y había mucho respeto”.

En el largo camino que ha recorrido, destaca: “Creo que la enseñanza de respeto hacia los maestros y autoridades marcó el sendero de todo lo que emprendí después”.

Con respecto al centenario de su escuela, afirma: “Me genera alegría, porque es una época muy presente en mí. Cada vez que paso en el auto y miro el edificio, veo a los chicos en el recreo, y no puedo evitar rememorar mi infancia, y todo lo que allí viví”.

La historia y los festejos de hoy

Inauguración. La escuela fue fundada en 1904, por iniciativa del gobernador Galigniana Segura. Funcionó en 2 edificios, antes de mudarse al actual, en Pedro Molina y Patricias Mendocinas. El colegio posee himno y escudo propios.

Festejos. Se realizan hoy a las 10.30 en la escuela.

Invitados. Entre otras autoridades estará la directora general de Escuelas, Emma Cunietti, y ex alumnos de la escuela.

Actos. Los chicos del colegio cantarán y luego tocará una banda militar, además de los discursos en conmemoración del centenario de la institución.

Fuente consultada: Diario Los Andes