[ Ir a Noticias ]

Agosto 09, 2004

Estudiantes quieren que se cumplan los Derechos del Niño

Contundentes, seguros y muy informados, los alumnos de polimodal de los cinco colegios de la Universidad Nacional de Cuyo concluyeron ayer la actividad educativa que recreó el trabajo que se hace en Naciones Unidas.

Los Derechos del Niño y la reaparición de enfermedades a causa de la pobreza extrema fueron dos de los temas centrales que se abordaron en el encuentro, que comenzó el viernes y convocó a 220 alumnos y ex alumnos de los colegios de la UNCuyo.

El escenario elegido para llevar adelante el VI Modelo de Naciones Unidas -que organiza esta universidad nacional- fue la escuela Martín Zapata, de ciudad. “Es una actividad muy interesante para nosotros, se aprende mucho de política internacional, una temática que no se analiza demasiado en la escuela. Pero creo que lo más importante es crear conciencia en los chicos sobre todas estas temáticas, para que se siga haciendo y más jóvenes se interesen por participar”, reflexionó Lucas Vi Mnuunc, ex alumno del colegio Martín Zapata.

Los estudiantes de nivel medio simularon representar a sesenta países del mundo e imitaron el funcionamiento de los cuatro organismos de la ONU. “Se simuló el trabajo que se realiza en la Asamblea General, en el Consejo Económico y Social, en el Consejo de Seguridad y, también, se hizo el Plenario General. En todos los casos los chicos pudieron reflexionar acerca de la situación mundial y proponer alternativas de solución”, aseguró Federico Geli, otro ex alumno del Martín Zapata y organizador del encuentro.

Los chicos primero

Compenetrada en su rol de secretaria general, María Elena Graffigna, quien cursa tercer año de polimodal, manifestó la trascendencia que en esta edición tuvo el tratamiento de los Derechos del Niño.

En el marco del Decenio Internacional para la Cultura de la Paz y la No Violencia para los Niños del Mundo, los “representantes” expusieron su preocupación por la actual situación de los menores en todo el orbe. “Nos ocupamos por analizar el marco legal de este tema y tratamos el tráfico ilegal de niños, los conflictos armados que incluyen a menores y el trabajo infantil”, relató Juan Ignacio Naman, quien aparentó llegar desde Francia a la Asamblea General.

En el debate sobre este tema, los alumnos de polimodal pudieron ver cuáles eran los países que evadían el cumplimiento de estos derechos. “Cuando exponían los representantes, por ejemplo, de Estados Unidos e Israel se les complicaba un poco la argumentación, ya que habían algunas cosas poco claras en el accionar que ellos tienen”, remarcó Juan Ignacio.

Otro de los tópicos que los chicos trataron con mucho interés fue el relacionado con la reaparición de enfermedades y discapacidades producidas por la pobreza extrema.

“Patologías tales como dengue, diarrea, fiebre amarilla, malaria y tuberculosis están reapareciendo en muchos países a causa de las condiciones precarias de vida. En este contexto, creemos que el dinero que se destina a la Ayuda Oficial al Desarrollo se tiene que destinar directamente al tratamiento de estas enfermedades”, consideró Florencia Salai, otra asambleísta.

El encuentro

Duración. El VI Modelo de Naciones Unidas, de la UNCuyo, comenzó el viernes y concluyó ayer en el colegio Martín Zapata.

Participantes. Las cinco escuelas del polimodal: Martín Zapata, Universitario Central, Liceo Agrícola, Magisterio y Escuela de Agricultura, de General Alvear.

Los representantes. 220 alumnos y ex alumnos simularon llegar de 60 países diferentes.

Cumbre de embajadores

En el marco del VI Modelo de Naciones Unidas de la Universidad Nacional de Cuyo, los alumnos también incluyeron una reunión de embajadores, con el objetivo de poner de manifiesto la situación de sesenta países del mundo.

“La cumbre de embajadores nos permitió analizar diferentes temáticas que sufren los países y las falencias que tienen para seguir adelante”, detalló María Elena Graffigna, quien hacía las veces de secretaria general.

También se sumó al evento una fiesta, en la que se puso de manifiesto la cultura de cada región. “Más allá de vestirnos con la indumentaria propia de los países que representamos, a la fiesta se sumaron comidas típicas y cada uno tenía que hablar de la cultura de su Estado”, concluyó Graffigna.

Fuente: Diario LOS ANDES