Marzo 09, 2006

Entró en vigencia la tarjeta azul, que permite a terceros manejar el auto de un titular

La situación es conocida por todos los que manejan. El policía de tránsito detiene el auto y pide toda la documentación correspondiente. Compara el nombre de la tarjeta verde y el del carnet de conducir. Pero como los datos no coinciden viene la pregunta obligada. “No está a nombre suyo, ¿quién es el titular?”. El diálogo se extiende varios minutos hasta que se aclara el parentesco con el propietario.

Pero desde el 6 de marzo, el titular del auto puede tramitar una tarjeta azul para que la usen todas las personas que van a conducir ese vehículo.

El nuevo sistema es opcional y no reemplaza a la clásica tarjeta verde, pero ayudará a la hora de identificar a las personas que el dueño del auto quiere que conduzcan su auto. Además, la otra ventaja es que los terceros podrán salir fuera del país sin inconvenientes.

El trámite para sacar la cédula azul únicamente puede hacerlo el titular y alcanza sólo a los dueños de los vehículos particulares. El costo es de 31 pesos: $16 para la tarjeta azul y $15 para la certificación de la firma -que se paga sólo una vez-. Así está permitido que se saquen tantas tarjetas como personas se desee autorizar.

El propietario tendrá que llenar un formulario y adjuntar una fotocopia del DNI de la persona que quiera autorizar. La idea de esto es que la información que conste en la nueva tarjeta sea clara y precisa. La gestión deberá realizarse en el Registro donde conste la titularidad del auto.

El hecho de que la tarjeta azul sea opcional es porque los conductores pueden seguir presentando la tarjeta verde, siempre y cuando ésta no esté vencida.

“Si la tarjeta verde no está en regla, la gente acostumbra a moverse con un certificado notarial, pero ahora deberán presentar la tarjeta azul”, explicaron desde el Registro.

Aunque un vocero de esa dependencia agregó que “es importante aclarar que el certificado de los escribanos sigue sirviendo para aquellos que desean explicar los motivos por los cuales se autoriza a manejar el auto y detallar el plazo de ese traslado”.

Para el director de Seguridad Vial del área administrativa, Enrique Yori, el sistema agilizará las cosas al momento de pedir la documentación de los autos en la calle.

Si bien el servicio empezó a regir a nivel nacional el 6 de marzo, en Mendoza todavía quedan por ajustar algunos detalles. “El lunes o martes, cuando vuelva el ministro (de Justicia y Seguridad, Miguel Angel Bondino) de Buenos Aires vamos a saber cómo lo vamos a aplicar. Todavía se está estudiando”, dijo Yori.

Lo cierto es que el nuevo servicio crea un ámbito más seguro, ya que permitirá detectar si se trata de un auto robado o si quien maneja está realmente autorizado por el titular para conducir su vehículo.

Pero la nueva tarjeta no exime de responsabilidad civil al dueño del auto. En caso de accidente, quien deberá responder es siempre el titular.

El otro dato a tener en cuenta es que la tarjeta azul se puede revocar, es decir, el propietario tiene derecho a quitar la autorización.


<