La época de los abanicos

abanico.jpg Esta actividad propone trabajar los hechos ocurridos a partir de la lectura del cuento “Una historia de amor réquete réquete vieja", de Adriana Gallo.
Nivel escolar sugerido: Inicial, Primario.

Los objetos aparecen como significativos para los chicos en la medida en que haya alguien, generalmente un adulto, que les otorgue significado, y que además genere un espacio y diferentes oportunidades para que los chicos puedan apreciarlos. Los objetos pasan entonces a formar parte de un texto a ser leído e interpretado por los chicos.

La siguiente actividad comienza con el relato o la lectura del cuento:

"Una historia de amor réquete réquete vieja", de Adriana Gallo.

Mariana estaba sentada a punto de tomar la leche cuando escuchó ruiditos... Era la abuela cuentacuentos, que estaba tomando unos mates calentitos en la cocina.

-Dale abue, dame uno.

A Mariana le encantaba matear con su abuela, porque mientras tanto, ella le contaba hermosos cuentos.

-¿Qué me vas a contar hoy, abue?

La abuela sonrió con una sonrisa de sandía, sentó a upa a Mariana y con paciencia de cuentacuentos... ¡perdón! de cuentahistorias, contó:

-¿Sabés Mariana? Te voy a contar la historia de algo que tengo muy bien guardadito, algo que para mí es casi un tesoro, como ese chupete que ya no usás, pero que querés tanto...

-¿Qué es abue? ¿Me lo mostrás?

-Es un recuerdo, cuando era chiquita como vos, mi abuela me lo regaló. ¿Sabés quién se lo regaló a ella? ¡Su abuela!

-Pero entonces... -dijo Mariana con ojos grandotes como uvas por el asombro- ¡es réquete viejo!

-Sí, es réquete viejo... Vamos a hacer una cosa: yo te lo traigo en una cajita y vos vas a tratar de adivinar qué es.

-No, no vale, decime vos.

-Solamente te voy a dar algunas pistas.

Y la abuela, casi en puntas de pie porque era petisa y no alcanzaba la parte alta del armario, bajó su tesoro y dijo con una voz muy misteriosa:

Lo usaban las damas
si tenían calor,
daba aire muy fresquito
y se hacía chiquitito.

-¡Ya sé abue! ¡Un ventilador!

-¡Pero no, Mariana! En esa época no había ventiladores, ni tele, ni video, ni radio - contestó la abuela riéndose mucho.

-¡Qué aburrido, abue!

-No te creas, como la gente no conocía todas esas cosas, se divertía de otras maneras...

-Pero entonces, qué es, contame -pidió Mariana.

-Acá va la segunda ayudita:

Señoritas y señoras lo usaban en las reuniones
en sus manos lo agitaban
y con él se apantallaban.

-¡Sí! ¡Ya adiviné! Es un a... a... ¿Cómo se llama, abue?

-Abanico.

-¡Eso! ¡Abanico! ¡Como el de mamá!

-¡Claro que sí! Sucede que algunas cosas que existían hace mucho tiempo se siguen usando hoy todavía. Otras, ya no están más.

-A ver... mostrame... ¿Quién dijiste que te lo había regalado?

-Me lo regaló mi abuela, y a su vez a ella se lo había regalado su abuela, que se llamaba Victoria. ¿Y sabés quién se lo regaló a Victoria?

-¡Contame vos!

-Es una historia de amor. A Victoria se lo había regalado Francisco. Él estaba tan enamorado de ella que cada vez que la veía el corazón le pegaba grandes saltos y vueltas carnero. ¡Se ponía tartamudo y se quedaba casi sin respirar! Él se quería casar con ella, pero tenía mucha vergüenza de decírselo.

-¿Y qué pasó entonces?- preguntó muy curiosa Mariana.

Y la abuela contó.

Victoria y Francisco vivieron hace mucho, mucho tiempo, aquí en esta ciudad, cuando Buenos Aires era la capital del Virreinato del Río de la Plata. En esa época las calles eran todas de barro y era muy difícil llegar rápido, porque tampoco existían los colectivos, ni los trenes, ni los autos; mucho menos los aviones. Ellos generalmente andaban en carretas o galeras tiradas por caballos, con ruedas muy grandes y redondas.

Francisco veía a Victoria pasear por la ciudad, con sus vestidos largos, su alegre sonrisa y su peinetón, siempre acompañada por la negrita Manuela. La negrita Manuela cebaba unos mates ¡riquísimos!

Las familias de Francisco y Victoria eran amigas, y se visitaban desde que ellos eran chiquitos. Cuando Francisco empezaba a hacerse hombre y ella señorita, él se animó a declararle su amor y lo hizo regalándole este abanico. Entonces le dijo: "No lo pierdas nunca".

Los papás de ellos se pusieron muy contentos y decidieron organizar una gran fiesta. Compraron muchas velas para iluminar bien el salón. La negrita Manuela limpió tanto la casa, que todo parecía brillar. También cocinó muy ricos pastelitos y empanadas.

Al fin llegó la esperada noche del casamiento. Como era una calurosa noche de verano, Victoria usó el abanico que le había regalado Francisco, que le sirvió para aliviar en parte tanto calor. Esa noche ella le prometió que lo guardaría con mucho amor para la hija que tuviesen y para la nieta que llegaría más tarde.

Actividades sugeridas

* A partir del relato o la lectura del cuento y de las imágenes que pueden acompañarlo, describir el espacio social de la época colonial. Relacionar sus características con situaciones y conflictos propios de ese momento histórico.
* Propiciar que los chicos expresen qué características posee el espacio descripto en el relato de la época colonial, y los elementos existentes en él. Buscar que establezcan relaciones con el presente: qué elementos de ese espacio perduran y cuáles no.
* Trabajar a partir de diferentes imágenes [link al banco de imágenes] que representen elementos propios de la época o situaciones características: vendedores ambulantes, transporte en galeras o carretas, vestimenta, iluminación a velas, calles de tierra, bailes de salón, etc.
* Confeccionar un glosario de términos propios de la época, como tertulia, galera, peinetón, mantilla, bastón, miriñaque, Cabildo abierto, rey, virrey.
* Observar pinturas de artistas que retraten situaciones de la vida cotidiana de la época (como las de César Hipólito Bacle) y describirlas.
* Obtener información o relatos de abuelos o bisabuelos que puedan contarles a los chicos cómo era la ciudad o el pueblo de su niñez, cuál era la comida típica, los juegos más frecuentes entre los chicos, las diversiones y entretenimientos.

Recomendaciones bibliográficas

Varela, Brisa y Lila Ferro, Las ciencias sociales en el Nivel Inicial. Andamios para futuro/as ciudadanos/as, Buenos Aires, Colihue, 2000.

Zelmanovich, Perla y otras, Efemérides, entre el mito y la historia, Buenos Aires, Paidós, 1994.

Serulnicoff, Adriana, "Ciencias Sociales", en Anexo del Diseño Curricular para la Educación Inicial, Buenos Aires, MCBA, Secretaría de Educación, 1995.

Alderoqui, Silvia y Adriana Serulnicoff, Ni anclar el barco, no andar a la deriva. Una propuesta para el trabajo didáctico en el área de las Ciencias Sociales, FLACSO, Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe.

Fuente: www.educ.ar

Comentarios

Está muy linda la historia y las actividades que proponen.Pero en mi caso, que soy docente de una comunidad wichi,se hace difícil esas clases de comparaciones.Me encantaría que también sugirieran actividades para esta clase de comunidades.Hay muy poco material cuando se da este caso.Gracias.

Posted by: Daniela en: Mayo 4, 2010 01:21 AM

me da asco

Posted by: marco en: Mayo 17, 2010 06:56 PM

I simply want to tell you that I'm all new to blogging and site-building and seriously enjoyed your web page. Likely I’m planning to bookmark your blog post . You really have beneficial posts. Regards for sharing with us your webpage.

Posted by: Gregg Akahi en: Noviembre 14, 2011 07:02 PM
Escribe un comentario









¿Recordar información personal?






Volver al Portal Educativo Volver al Inicio